Ultimas noticias

Las cholitas magníficas

Buscan hacer de cholitas de pasarela otras magníficas y, de esa manera, una imagen modélica de mujer se replicaría de una región a otra del país, adaptada a su propio contexto, reproduciendo un prototipo que enmascara discriminación  con sus propias particularidades.
Ser magnífica fue, hasta hace poco, el principal modelo social a seguir para una mujer boliviana de ciudad, quiero decir, modelo difundido de todas las maneras en las esferas convencionales marcadamente clasistas y racistas. 
Ahora, en contraposición y como forma de reivindicación étnico-social que acompaña al proceso de cambio boliviano, se observa un empeño en resaltar otra figura destinada a ser ícono: la cholita, principalmente paceña.
Las Magníficas representan el arquetipo de la discriminación globalizada que afecta a una mujer normal: son, en general, de clase social alta; representan un modelo de belleza occidental racial blanco y minoritario en Bolivia; además refuerzan la cosificación del cuerpo de la mujer como objeto de disfrute masculino.
A las cholitas, históricamente despreciadas, explotadas, pisoteadas y ninguneadas por la sociedad criolla profundamente racista, se les busca colocar en espacios públicos para recuperar su dignidad, destacando sus fortalezas y habilidades, además de resaltar en positivo el llevar la vestimenta que las caracteriza. Es algo indiscutiblemente positivo.
Es negativo, sin embargo, que se haya optado por maneras patriarcales, formas que refuerzan la discriminación de la mujer en relación al hombre, para visibilizar a la mujer de pollera en la sociedad: hace unos años que se realza en La Paz el concurso de belleza Miss Cholita y hace poco se ha creado una agencia de modelaje para mujeres de pollera. Todo con bastante repercusión mediática. 
Los concursos de belleza son machistas y eso no importa, ni se cuestiona. Se crea un concurso específico para cholitas, con similares reglas "colonizadoras”. 
El modelaje de pasarela, por otra parte, es igualmente discriminador porque muestra un arquetipo único de mujer.
A las cholitas la característica de su vestimenta les da identidad y, ojo, otra mujer que no sea cholita no puede llevar polleras, a no ser que se "disfrace”. 
En artículos publicados sobre la creación de la agencia de modelaje, algunas de las modelos, estudiantes universitarias que no usaban polleras, se ven obligadas a justificar su origen: su madre o abuela son cholitas y, por eso, ellas recuperan ese derecho. Derecho que, por tanto, no tiene una mujer no indígena.  Se refuerza una discriminación étnica a la inversa.
También hay discriminación de clase en las pasarelas. Las cholitas modelos o concursantes de belleza no muestran el cuerpo, no hacen exhibición de carnes, sino que hacen ostentación de riqueza. Siempre se hace alusión al costo de su vestimenta y joyas. No todas las cholitas pueden costearse esa puesta. 
Un artículo habla de que con el modelaje se abre un espacio de valorizar a la chola en espacios antes negados; otro explica que la feminidad de la chola está en sus generosas caderas que sujetan la abundante pollera, que además de modelar con elegancia se les enseña a mirar, sonreír y coquetear como verdaderas cholitas, a los hombres, se entiende.      
Se conoce que las cholitas, mayoritariamente con niveles educativos básicos, son las que llevan la economía familiar y se hacen cargo de los hijos, son mayoría en el comercio informal del mercado interno y de la importación hormiga, además de ser las únicas mujeres que pueden estar en el servicio doméstico para el imaginario colectivo. Son mujeres muy fuertes.
Para estas mujeres, y otras, se podría crear otros espacios de visibilización, reconocimiento y formación. Los medios, por otra parte, podrían contribuir a no reforzar modelos machistas, clasistas y racistas.

Drina Ergueta es periodista.

Para estas mujeres, y otras, se podría crear otros espacios de visibilización, reconocimiento y formación. Pagina Siete

COMPARTIR

 
Volver Arriba
Copyright © 2014 Cholita Paceña. Designed by OddThemes